Rincón de Sabiduria

En este rincón podéis encontrar cuentos, artículos, metáforas, historias... que deseo nos inspiren en nuestro día a día


Sobre las constelaciones familiares
Cada ser humano trae consigo toda la información de las vidas de las que procede, tanto a nivel físico como psíquico. De tal forma que podemos decir que llevamos a nuestros padres, abuelos, etc. a sus vivencias y experiencias con nosotros. A esto lo llamamos herencia y se encuentra impreso en nuestros genes y en el inconsciente colectivo de nuestra familia.
Este enfoque terapéutico pretende que cada individuo esté en consonancia y armonía con su proyecto de vida y ocupe el lugar que le corresponde en los grupos con los que interactúa.

Debemos las constelaciones Familiares al alemán Bert Hellinger. De familia de origen católico, ejerció el sacerdocio y estuvo 16 años como misionero jesuita en Sudáfrica con los zulúes. Estudió filosofía, teología y pedagogía. Más tarde, tras dejar el sacerdocio, conoció y experimentó en diferentes campos psicoterapéuticos durante años, hasta llegar al modelo sistémico de  la Escuela de Palo Alto ( California ). Observó las lealtades invisibles e inconscientes y “descubrió” (en los 80) las constelaciones o configuraciones familiares y sus órdenes del amor. Hellinger los llama así porque cualquier comportamiento por extraño que nos parezca obedece en lo más profundo a un sentimiento de amor.
La transgresión de estos órdenes será el origen de los conflictos que se puedan manifestar de muy diferentes formas a nivel individual, familiar, grupal o social.

Generalmente los que llegan antes tienen prioridad sobre los que llegan después: los padres ocupan un primer lugar seguidos de los hijos.
En parejas anteriores, el segundo sistema tiene prioridad sobre el anterior, aunque éste último funcionará en la medida en que se reconozca al primero y todo lo que en él se dió, sobre todo a los hijos, si no se procede así la relación será complicada. Es importante reconocer a las parejas anteriores porque forman parte de nuestra historia, por los años vividos juntos, por los hijos, por los buenos y malos momentos y por todo dar las GRACIAS.

Mientras no tomamos conciencia nadie es libre de comportarse de una manera distinta, porque cada uno está unido a su familia de origen por lealtades invisibles, fidelidades inconscientes.

El amor entre un hombre y una mujer tiene una dimensión cósmica.
La mujer es capaz de entregarse plenamente cuando se halla unida a lo femenino. Unida a su madre como mujer y como madre. También con la madre del padre y la madre de la madre. La mujer se ve sostenida por el movimiento de la vida. Así la mujer encuentra la fuerza para el goce y la pasión y hay una plena entrega.
Lo mismo en el hombre, cuando se halla unido a lo masculino, a su padre como hombre y como padre, y a los abuelos paterno y materno.
La consumación del amor se logra cuando cada uno de los compañeros reconoce que necesita lo que el otro le da.


Bibliografía:

ORDENES DEL AMOR  de Bert Hellinger   Ed. Herder

LOGRAR EL AMOR EN LA PAREJA  de Johannes Neuhauser 
Ed.Herder


Escrito por Lourdes Pérez Benito.

__________________________________________________________________


Los Sueños y la Terapia de Polaridad
El sueño de Chuang Tzu:“Chiang Tzu soñó que era una mariposa, y no sabía al despertar si era un hombre que había soñado ser una mariposa, o una mariposa que ahora soñaba ser un hombre.”                                                                                                                                                           Herbert Allen Giles – Chaung Tzu



                                                                                                                 Daniela Violi©


El sueño y los sueños
Cualquier ser humano que viva setenta años ha pasado unos veintisiete durmiendo, y de esos veintisiete, cinco soñando.

El sueño es un proceso activo del que hoy sabemos algo más gracias a la poligrafía del sueño. Mientras el sujeto está durmiendo se registran las distintas funciones biológicas: la actividad eléctrica, cerebral y muscular, la respiración, la frecuencia cardíaca, la tensión arterial, la temperatura, etc.

La necesidad que tiene nuestro cuerpo de recuperarse mediante el sueño es evidente desde siempre, confirmada, sobre todo, por los trastornos del sueño, insomnios diversos debidos a causas internas o externas, físicas o psicológicas.

Cuando nos dormimos las ondas cerebrales comienzan a disminuir de velocidad, la respiración se regula, los latidos del corazón son más lentos y uniformes, la temperatura corporal desciende y los músculos de mayor tamaño se relajan. Estos cambios continúan a través de cuatro etapas del sueño que son cada vez más profundas; esto es, pasamos de las ondas beta a alpha, a theta y delta. Gracias a la electroencefalografía sabemos que son parte de un ritmo biológico innato: cada 90 minutos aproximadamente, mientras dormimos, en periodos progresivamente mas prolongados, nuestro sistema nervioso central experimenta una activación.

Cada noche, de 8 horas de sueño, podemos pasar de 90 minutos a 2 horas soñando. Conocido por sueño REM (del inglés, Rapid Eye Movement, en castellano MOR, Movimiento Ocular Rápido). 

En primer ciclo del sueño REM dura unos 10 minutos y por cada ciclo se va alargando hasta llegar a 30-45 minutos que es la última etapa antes de despertar. Normalmente este es el sueño que solemos recordar. Para ello es necesario despertarse justo al finalizar el sueño REM, si seguimos durmiendo olvidaremos incluso el haber soñado y si nos despiertan mientras soñamos, es decir durante una fase REM, seremos conscientes de que estábamos soñando, pero, lo más probable, esque no podamos explicar nada sobre qué soñábamos.

Historia y anécdotas
Desde siempre los sueños han inquietado al ser humano. Nuestros antepasados les dieron explicaciones mágicas y religiosas, dando lugar a interpretaciones de brujos, sacerdotes y médicos.  

Se consideraba que eran los mensajes, consejos y advertencias de los dioses. También profecías y en épocas se creyó que eran posesiones de los demonios. Otros vieron en ellos los deseos de nuestros corazones, hasta llegar a nuestros días  en que la psicología moderna ve una forma de análisis de los problemas afectivos y de investigación del inconsciente.

Recordemos los famosos sueños relatados en la Biblia: un ángel se le aparece en sueños a los Reyes del Oriente, indicándoles otro camino para regresar a su casa, de esta forma evitarían a Herodes. A José también se le indica en sueños que viaje a Egipto con su mujer María y su hijo Jesús. 
Los sueños del Faraón  que necesitaron la interpretación de José, hijo de Jacob, siete años de abundancia y siete de sequía. El sueño de Jacob, etc...

La explicación de los sueños era tan común en la antigüedad que no les bastaba con entenderlos y llegaban a adivinar lo que otro hombre había soñado. Este fue el caso de Nabucodonosor que, habiendo olvidado un sueño, mandó a sus magos que lo adivinaran y les amenazó con la muerte si no lo conseguían,  pero Daniel, que pertenecía a la Escuela de los Astrólogos  les salvó la vida adivinando el sueño del rey e interpretándolo.

En Grecia el médico pedía al enfermo que incubara un sueño y luego le diagnosticaba y trataba basándose en la interpretación de su sueño. En la Edad Media se les tenía miedo y creían en general que eran mensajes del diablo. Sólo los 'elegidos' podían contactar con Dios a través de los sueños.

Desde siempre en la literatura, en la pintura y en todas las artes en general, hemos visto autores que han hecho referencia a sus mundos oníricos. Un caso curioso es el de Robert Louis Stevenson, que era capaz de reanudar la trama de sus sueños de una noche a la siguiente. Así  una noche, su mujer lo despertó asustada de los gritos que daba y él se enfado, pues dijo estar soñando con el guión de su siguiente novela: el extraño caso del doctor Jekyll y Mr. Hyde.

En nuestros días la psicología moderna ha recuperado la importancia de los sueños. Y, también,  poco a poco ha pasado de ser ' propiedad interpretativa ' de los psicólogos a estar al alcance de todos, siguiendo, eso sí, una metodología y unas técnicas de trabajo guiados. Es un auténtico sistema de auto-conocimiento.

Nos encontramos en un cambio de Era, de consciencia, de entendimiento y comprensión.  Si en Edades Antiguas el hombre creía que era Dios quien hablaba, luego hubo años de olvido y supersticiones, ahora nos encontramos en la curva ascendente donde el sueño es escuchado, pues es nuestro propio Yo Superior quien nos habla. El hombre moderno es cada vez más sensible a sus sueños. 

El trabajo de los sueños
¿ Qué papel juegan los sueños en nuestras vidas ?
El hecho de soñar, recordemos o no el sueño, ya cumple en sí mismo, una acción que tiende a reequilibrar. Pero es en el trabajo específico del sueño cuando nos ' damos cuenta ', cuando tomamos conciencia de algo, entonces liberamos verdaderamente una energía bloqueada, o en el peor de los casos nos hacemos conscientes y responsables de la utilización de esa energía. El trabajo con sueños nos impele a enfrentarnos con nuestro YO Auténtico. En general, los mecanismos de olvido, son mecanismos de defensa.

Nos proporcionan un campo fluido para ver si tomamos o no decisiones creativas, es un campo para la experimentación y el cambio, cuando lo interior y lo exterior se unen, esta sincronicidad produce un significado. Para manifestarse verdaderamente, los sueños tienen que ser experimentados en el trabajo realizado con ellos. 

Se dice que el sueño tiene, entre otras, una función compensatoria. El Ser compensa la consciencia presentando el otro lado. ( luz - oscuridad, bueno - malo, etc. ). Mientras dormimos fabricamos experiencias oníricas necesarias para poder restablecer alteraciones sin que lleguen al cuerpo físico. De esta manera equilibramos el campo energético, a través de los sueños podemos reproducir experiencias liberadoras que nos reequilibran.

Podemos usar de forma práctica los sueños ya sean para tomar decisiones de la vida cotidiana o para nuestra evolución como seres humanos. Es necesario integrar la oscuridad y la luz de allá dónde la inconsciencia las haya proyectado, para dejar de ser partes fragmentadas y poder integrar las energías dentro del propio centro y buscar la totalidad. Los sueños y el trabajo con ellos a través de la Terapia de Polaridad son una excelente herramienta para esta integración.

Recordemos que todo aquello que facilita que la energía fluya libremente es correcto. Toda terapia que trata de integrar mente y cuerpo, consciencia e inconsciencia, lo que muestro y lo que escondo, etc. es terapia polar, pues su fin es el reconocimiento del Ser. 

La regla de oro para conseguir el significado de los sueños es experimentarlos. Para ello es necesario contar con unos medios para la interpretación activa e integradora ( en la mayoría de las ocasiones, no sirve que otra persona nos hable de él, o leer el significado en un diccionario de símbolos o de sueños ).

Podemos volver a experimentar los recuerdos dolorosos o de terror, pero esta vez en una atmósfera de apoyo, para la propia curación y queriendo tomar las riendas de nuestro particular viaje de la vida. 

En el caso de las pesadillas, la clave es aceptar y entender el miedo y su origen. La curación de la crisis a través de la entrega más completa al trabajo combinado de los sueños y la Terapia de Polaridad es indicativo de que ha llegado el momento de cambiar pautas para que la energía bloqueada pueda volver a fluir libremente.

Como hay innumerables cosas mas allá del entendimiento humano, usamos constantemente términos simbólicos que no podemos definir o comprender del todo, producimos símbolos espontánea e inconscientemente en forma de sueños. Sucesos de los que no nos hemos dado cuenta consicentemente, permanecen por debajo del umbral de la consciencia. Han sido absorbidos subliminalmente, sin nuestro conocimiento consciente. Podemos darnos cuenta de tales procesos en momentos de intuición o conectando de forma profunda con la energía bloqueada en algún lugar de nuestro cuerpo físico  emocional o mental.

Algunas veces en la consulta me he encontrado que después de la sesión de la Terapia de Polaridad la persona ha tenido sueños espontáneos, que una vez trabajados han clarificado mucho más dónde se encuentra en su proceso personal.

El ámbito propio del Agua es el inconsciente, por lo tanto, este es el elemento que rige el mundo de los sueños. No en vano, el ciclo lunar incide totalmente en nuestros sueños. Si la cualidad del Agua es la intuición, es desde este saber que podemos dar espacio al nuevo conocimiento que adoptara la forma de pensamiento o de acción.

La sabiduría que tenemos los seres humanos es la suma de todo el proceso de Vida. Hemos de saber escuchar la Vida que nos habla de un proceso integrador. Cuando escuchamos al otro descubrimos su sabiduría  estando presentes, apoyando el trabajo honesto del otro, indudablemente ampliamos nuestra consciencia y todo lo que sea poner consciencia, a los mecanismos no conscientes construye puentes hacia la libertad.

                                                                                      Lourdes Pérez Benito

Articulo publicado en la revista editada por la Asociación Española de Terapia de Polaridad, Armonía  Nº 5 Otoño 1999. Resumen de la ponencia del I Congreso de Terapia de Polaridad en España. Ponente Lourdes Pérez Benito